LA INTERPRETACIÓN BILATERAL PARA PSICOTERAPIAS Y CENTROS PSIQUIÁTRICOS

En mi segunda publicación me gustaría abarcar un tema con poca presencia en internet. Se trata de la interpretación bilateral para psicoterapias y en centros psiquiátricos. Este trabajo implica un gran número de dificultades y no es apto para todos los intérpretes. Yo tuve mis primeras experiencias allá por el año 2012, recién salida de la universidad y sin información específica sobre este tipo de interpretación. Trabajé de forma regular como intérprete bilateral para el Servicio Nacional de Sanidad en el Reino Unido (National Health Service). Esto me permitió ganar gran experiencia e introducirme en el ámbito de la traducción médica, mi gran pasión.prince

En primer lugar me gustaría resaltar la importancia de una comunicación fluida en la consulta del médico. Una mala interpretación de la información que se trasmite puede conllevar un diagnostico erróneo, un funcionamiento incorrecto del tratamiento e incluso en casos extremos, la muerte.

En el Reino Unido el Servicio Nacional de Sanidad ofrece de forma gratuita intérpretes para que medien entre el profesional médico y el paciente. Además de la lengua del intérprete, se puede requerir un género específico, importante para, por ejemplo, las visitas al ginecólogo. Incluso en algunos casos se puede preferir o descartar intérpretes de ciertas identidades culturales o religiosas, para que no choquen con las del paciente. Esto puede impactar a día de hoy, pero me gustaría explicar de qué tipo de casos se trata. Por ejemplo, la India y Pakistán comparten algunas lenguas, como el urdu. Un paciente hablante de urdu podría especificar que desea un intérprete de urdu indio o urdu pakistaní. No solo se trata de una preferencia basada en la variedad del idioma, sino también en las diferencias culturales.

Sin más preámbulos me gustaría abarcar ahora las dificultades que pueden aparecer en la interpretación bilateral de una psicoterapia o en visitas a centros psiquiátricos. Estas dificultades proceden de mi propia experiencia laboral, y me gustaría contaros como hice frente a ellas.

Uno de los primeros problemas que puede surgir tiene lugar en la sala de espera. Si el paciente reconoce que tú serás su intérprete puede que quiera saludarte e incluso entablar una conversación contigo. Un saludo breve no supone ningún problema, pero no debe pasar de eso. Toda comunicación con el paciente debe tener lugar dentro de la consulta del médico y con el profesional presente. En algunos casos, en una de estas conversaciones en la sala de espera el paciente podría decir o insinuar algo de tipo personal o que se pueda considerar relevante para su tratamiento o curación. Nuestro trabajo se limita a la consulta, y nada de lo que oigamos fuera debería ser comunicado una vez dentro, por eso es mejor evitar mantener una conversación con el paciente en la sala de espera. Es una cuestión muy complicada, pero recordad que el paciente es el que debe decidir que quiere contar al médico.

Una vez que estemos dentro de la consulta deberemos asegurarnos de que el paciente habla nuestra lengua. Puede que algunos pacientes, en la mayoría de casos procedentes de países africanos anglófonos o francófonos, no dominen del todo el inglés o el francés, si no que tienen como lengua materna algún idioma nacional del cual es difícil conseguir intérpretes, como es el caso del wolof (Senegal) o el ewé (Ghana y Togo). En el caso de que el paciente no pueda hablar o entender correctamente nuestra lengua informaremos al doctor o al terapeuta, el cual decidirá cómo proceder.

Debemos tener en cuenta que en las psicoterapias asistimos a pacientes que pueden tener graves trastornos psicológicos y eso puede afectar a su capacidad de comunicarse o a la lógica de las ideas que expresan. Esto se puede ver reflejado en el momento en el que el doctor hace referencia a algo que el paciente ha comentado unos instantes antes, y a lo que el paciente responde que él o ella nunca dijo eso. El paciente podría incluso llegar a decirte que no estás haciendo bien tu trabajo, y que estas trasmitiendo palabras que nunca salieron de su boca. El intérprete, como todo ser humano, puede cometer errores, pero, si está completamente seguro de que el paciente lo dijo, debe comunicárselo al médico, él lo entenderá. Me gustaría volver a recordar que los pacientes que sufren estrés postraumático pueden tener las ideas turbias o incluso pueden llegar a ser incapaces de recordar aspectos importantes del suceso traumático.

Las sesiones de psicoterapia pueden ser largas. En algunos casos los pacientes están algo cerrados a hablar sobre sus problemas. Pero si en algún momento se abren y las palabras fluyen de su boca sin pausa, ¿qué debe hacer el intérprete? El profesional de la comunicación debe conocer su propia capacidad, cuantas ideas, datos y detalles puede ir reteniendo en su memoria. Es decir, cuánto tiempo puede hablar el paciente sin ser interrumpido. Como he dicho, eso depende de cada intérprete. El intérprete bilateral puede llevar un bloc para anotar algunos datos, como el nombre de algún medicamento u otros datos que no sean fáciles de retener en la memoria. Un pequeño detalle, el papel en el que dicha información se ha apuntado siempre debe dejarse en la consulta. En la terapia psicológica es de especial importancia dejar hablar al paciente, que se desahogue. Así que el intérprete tendrá que hacer máximo uso de su capacidad de memoria y aprovechar alguna pausa del paciente para interpretar, sin tener que interrumpirlo en medio de su discurso.

En último lugar me gustaría tratar la mayor dificultad que se presenta al intérprete en las psicoterapias: la implicación emocional. A estas terapias no solo acuden personas con trastornos mentales, si no también pacientes que ha pasado por sucesos traumáticos como guerras, abusos sexuales o torturas. En algunos casos, los pacientes deben explicar con detalles lo sucedido, y en ningún caso les resulta agradable de recordar. Se debe tener en cuenta que el paciente se encuentra en un momento estresante y puede que rompa a llorar e incluso se sienta agobiado y quiera marcharse. Si eso sucede el intérprete debe limitarse a traducir, solo somos oídos y boca. Debemos evitar implicarnos, no debemos intentar consolar al paciente agarrándole la mano o mediante nuestras propias palabras. Los intérpretes somos meros instrumentos de comunicación, cuanto más invisibles seamos, mayor éxito habrá tenido nuestro trabajo.

Una vez fuera de la consulta tomate unos cuantos minutos para dejar tu mente en blanco, olvidar todo lo que has escuchado dentro y evitar ponerte en la situación del paciente. Si no lo logras, puede que sufras pesadillas por la noche o incluso que influya a tu estado de ánimo. Antes de acudir a una terapia psicológica no se suele proporcionar información alguna sobre el paciente o tipo de problema, así que nunca sabes lo que se tratará en la terapia.

Espero que este post resulte útil a todos aquellos que se lancen al mundo de la interpretación bilateral para los servicios médicos. Antes de despedirme me gustaría informaros de que, tanto los médicos como los pacientes suelen requerir un intérprete que les acompañe durante todas las sesiones de la psicoterapia. Al principio puede que no se tenga información exacta sobre la duración de esta, pueden ser semanas o meses. En cualquier caso, sería una gran ventaja que os mostréis disponibles para todas las sesiones, esto influirá mucho en el éxito de la terapia.

Hasta aquí mi segunda publicación. Si tenéis preguntas o comentarios, o necesitáis algún consejo, no dudéis en contactar conmigo.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s