7 DATOS INTERESANTES SOBRE LA TRADUCCIÓN DE ENSAYOS CLÍNICOS

 Me gustaría dedicar mi publicación semanal  a la traducción en el ámbito de la Resultado de imagen de ensayos clinicosinvestigación, más en concreto, a la traducción de ensayos clínicos, debido a los volúmenes de trabajo que produce para los traductores médicos. Un estudio clínico es toda investigación relativa a personas que se realice con el objetivo de descubrir o comprobar los efectos clínicos, farmacológicos o farmacodinámicos de uno o más medicamentos, identificar las reacciones adversas, así como determinar la eficacia y la seguridad de dichos medicamentos.  Los ensayos clínicos son de vital importancia para el avance de la medicina, ya que permiten investigar y evaluar las enfermedades de forma controlada y regulada. En los ensayos clínicos participan pacientes que reúnen una serie de requisitos definidos por el protocolo de ensayo, a los que se les conoce en el lenguaje especializado como criterios de inclusión y exclusión. Algunos documentos relacionados con los ensayos clínicos son los protocolos y los consentimientos informados.

Si deseáis  saber más acerca de la traducción en este ámbito os recomiendo el Manual de traducción inglés-español de protocolos de ensayos clínicos de Pablo Mugüerza, ya que incluye un extenso glosario bilingüe y propone traducciones para algunos de los términos  que pueden aparecer durante la traducción del ensayo o el protocolo.

Debido a la gran importancia de este tipo de estudios a nivel internacional me gustaría daros algunos datos interesantes que puede que aun no conozcáis sobre la traducción de los mismos.

 

1.Textos de gran complejidad

El traductor que se dedique a la traducción de ensayos clínicos no solo debe dominar el lenguaje médico especializado, si no también el lenguaje normalizado aceptado por las organizaciones internacionales y los comités de ética. La traducción de este tipo de textos es un proceso de gran complejidad que pone aprueba las habilidades del profesional que se atreva a enfrentarse a estos.

 

2.El inglés, la lengua de los ensayos clínicos

Este dato no resulta sorprendente, ya que todos sabemos que el inglés es la lengua de la ciencia. Lo que si puede asombrar es que muchos de los ensayos realizados por grandes laboratorios, en los cuales la lengua de trabajo suele ser el inglés, se llevan a cabo en países en vías de desarrollo por motivos de conveniencia económica. En estos casos todos los protocolos tendrán que ser traducidos a la lengua que hablen los participantes en el estudio para garantizar su comprensión.

 

3.Terminología muy diversa

En los documentos pertenecientes a los ensayos clínicos podemos encontrar una gran variedad de términos propios del campo de la estadística, genética, farmacia, legalidad, fisiología y del lenguaje empleado en los laboratorios.

 

4. La buena redacción del texto original es clave para el trabajo del traductor

Como ocurre en cualquier tipo de traducción, si el texto original esta mal redactado y su comprensión resulta difícil, pocas posibilidades existen de realizar una buena traducción. La elaboración de los documentos queda en manos de los redactores médicos, profesionales formados para redactar textos de tipo médico de manera clara, rigurosa y concisa. Si en algún caso el texto ha sido redactado por algún miembro del equipo del ensayo  sin formación específica en redacción de textos científicos el resultado final puede no ser óptimo.

 

5.Las CRO se encargan de las traducciones

Las Clinical Research Organizations a las que comúnmente se hace referencia en español como CRO, son organizaciones que actualmente se ocupan de todos los servicios asociados a la realización de un estudio clínico. Dichos servicios incluyen, entre muchos otros, la adaptación de la documentación a la legislación nacional,  el control sobre el cumplimiento de los protocolos y de los desarrollos establecidos y  la selección de los investigadores y centros que participaran en el ensayo. Las CRO son también las responsables de redactar y traducir la documentación.

 

6.Un especialista en ciencias de la salud de debe participar en el proceso de traducción

En este punto hago referencia a la recurrente cuestión de quien debe realizar una traducción médica: ¿el médico traductor o el traductor médico? La traducción del ensayo clínico debe realizarla alguien con experiencia y gran conocimiento del tema, lo ideal sería que también tuviese conocimientos de medicina. Si los documentos son traducidos por un licenciado en traducción especializado en medicina la labor de revisión del texto debe realizarla un profesional del campo de la medicina que tenga experiencia con en  traducción. Los ensayos clínicos siempre deben, por supuesto,  ser revisados, e incluso si es posible dos veces.

 

7. Existe debate en la traducción de algunos términos

Algunos laboratorios exigen que se utilicen términos con los que el traductor responsable no está totalmente de acuerdo. En muchas ocasiones al lingüista no le queda más remedio que aceptar esta  condición del cliente. También existen diferentes propuestas de traducción para términos, como double blind que  podría traducirse como doble enmascaramiento o a doble ciego.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s